¿Por qué envejece la piel?

La piel envejece como el resto de nuestro organismo, pero en este caso el proceso es más acelerado por diferentes factores endógenos y exógenos

Porque sucede

Los signos visibles de la edad en la piel, tales como la resequedad, las arrugas y el tono disparejo, son todos síntomas de lo que le puede estar ocurriendo a tu piel por debajo de la superficie, en la capa dérmica.


Con el paso del tiempo, la estructura de soporte de la piel comienza a romperse. La disminución natural del AH hace que se pierda agua, causando que las fibras de colágeno comiencen a unirse y la elastina empiece a perder su fortaleza. La consecuencia es la aparición de sequedad, líneas delgadas y arrugas en la superficie de la piel.

Conclusión

Cuanto más envejecemos y más expuesta haya estado nuestra piel, necesitaremos de una mayor ayuda para mantenerla hidratada, suave y tersa.


Team Image

Enemigos de la Piel


Los signos visibles de la edad son la consecuencia de los cambios que han ocurrido bajo la superficie de la piel, como resultado de influencias externas nocivas.

Estos factores externos producen radicales libres, uno de los principales enemigos de la piel porque atacan y rompen la estructura de su soporte, constituida básicamente por polisacáridos como el AH, el colágeno y fibras de elastina. Los resultados de esta degradación son líneas delgadas, arrugas, resequedad y un tono disparejo, para nombrar sólo algunos.


A continuación, se exponen los factores que contribuyen al deterioro de la piel.

El Sol

Aproximadamente el 80% del envejecimiento visible en la piel se da como resultado de la exposición a la luz solar UV. Esto significa que el sol y la luz del día tienen un mayor efecto en la piel que el mismo proceso de envejecimiento natural.

Aire Acondicionado

Los interiores secos -con aires acondicionados o con calefacción central- deshidratan la piel, dejando la epidermis seca, escamosa y vulnerable. Esta deshidratación daña la función de barrera de la piel y promueve un incremento en la evaporización de la humedad dérmica.

Alcohol

Beber en exceso conlleva a la deshidratación de la piel y le roba nutrientes esenciales como las vitaminas A, B y C, y minerales como el magnesio y el zinc.

Envejecimiento Hormonal

Durante los 5 años siguientes a la menopausia, la piel pierde hasta un 30% de sus fibras de colágeno, elemento responsable de su firmeza. Como resultado, adelgaza, acelerando los signos de la edad, y porque no es lo suficientemente capaz de retener humedad, se reseca cada día más, causando que las arrugas se profundicen y se vuelvan más pronunciadas. Además, se vuelve más propensa a los daños ocasionados por radicales libres, ya que el proceso de renovación celular se desacelera.

Sueño - Descanso

La falta de sueño da una apariencia de falta de brillo y círculos oscuros por debajo de los ojos (ojeras) y conlleva a que la piel sea más propensa a la aparición prematura de líneas y arrugas.

Fumar

Estudios han demostrado que fumar reduce el suministro de sangre a la superficie de la piel, restringiendo el flujo de nutrientes esenciales. Esto produce que ésta pierda brillo y se torne grisácea. Los fumadores tienden a tener una piel más delgada que la de aquellos que no lo son; por ende, son más propensos a la aparición prematura de líneas y arrugas.

Contaminación

Los contaminantes transportados en el aire tales como el polvo y las impurezas -presentes en el medioambiente actual, sobre todo en áreas muy pobladas o industrializadas- son muy nocivos para la piel.

Estrés

Nuestras emociones pueden verse reflejadas literalmente en nuestra cara. Se ha demostrado que la ansiedad y el enojo aumentan la producción de grasa en la piel, mientras que los períodos de calma disminuyen significativamente dichos niveles.

Top